Por - 30 de octubre de 2018

Reivindicar la pista y escenarios de baile como espacios de resistencia y activismo es el denominador común de los cuatro protagonistas trans de I Hate New York, de Gustavo Sánchez; porque la historia de Chloe Dzubilo, Amanda Lepore, Sophia Lamar y T De Long, todas vinculadas a la cartografía underground de Nueva York, es también la historia de cuatro personas hechas a sí mismas que han luchado contra los límites de sus cuerpos refugiadas en la calidez y libertad que les proporcionó en su momento la noche neoyorquina. Antes que un mapa urbano, no obstante, este documental filmado a lo largo de toda una década es un retrato coral de cuatro opciones de vida y sus destinos; y Sánchez logra hilvanar con delicadeza los momentos más enérgicos y los más tristes que, frente a la cámara, explican todxs ellxs.

Discurso y actitud en un honesto retrato del activismo trans.