Esta escena de ‘Misión: Imposible – Fallout’ no tiene ningún sentido pero da igual

[SPOILERS] ¿Te diste cuenta? El director Christopher McQuarrie explica por qué es así la escena más inverosímil de su nueva aportación a la saga de acción.

Por - 03 de agosto de 2018

SPOILERS DE ‘MISIÓN: IMPOSIBLE – FALLOUT’

Las películas de la saga Misión: Imposible establecen un sencillo contrato de credulidad con el espectador: básicamente, viene a decir que si no nos preocupamos por cuestionar excesivamente la verosimilitud física de las espectaculares proezas que nos ofrecen ni la increíble capacidad de Tom Cruise para mantenerse durante 22 años con la misma edad, ellas a cambio nos dan inyecciones de adrenalina, escenas arriesgadas al límite y horas del mejor cine de acción.

Sin embargo, en la última Misión: Imposible – Fallout no solo entran en juego los habituales desafíos a la vida del protagonista Ethan Hunt, las traiciones entre espías que propician giros de guion y el hecho de que alguien como Ving Rhames pueda llevar años siendo un agente secreto. También hay una escena que no tiene sentido simplemente por pura coherencia narrativa. En Slate se han dado cuenta y han acudido al director y guionista del filme, Christopher McQuarrie, para pedirle explicaciones.

Se trata de la escena que tiene lugar en una base subterránea donde Benji (Simon Pegg) engaña a Walker (Henry Cavill) haciéndole creer que se trata del malvado Lane (Sean Harris) con una de las eficaces máscaras marca de la casa FMI que ponen a la saga Misión: Imposible incluso por delante de Scooby-Doo en facilidad para utilizar ese recurso. Gracias a que el equipo de Ethan Hunt hace creer a Walker que se ha quedado a solas con el detenido Lane, el agente de la CIA interpretado por Cavill tiene la oportunidad de decir en voz alta que en realidad no solo es un traidor, sino también el misterioso malvado asesino conocido como John Lark. 

Es entonces cuando… ¡sorpresa! Benji se quita la máscara y revela que no era Lane; Walker acaba de incriminarse de lleno. El problema, narrativamente hablando, es que la película no da ninguna oportunidad a Ethan, Benji y compañía para hacer el cambio entre el auténtico Lane prisionero y el falso de manera verosímil (insistimos: verosímil para los habituales estándares cinematográficos). No solo McQuarrie plantea gran parte de la acción como un plano secuencia sin cortes, sino que enseña específicamente al personaje de Cavill observando todo lo que ocurre a través de un sistema de videovigilancia. ¿Cómo demonios pudieron hacer el cambio de prisioneros para engañarle, entonces?

“Nos costó una eternidad, una auténtica eternidad, pensar una manera lógica para que [el cambio] funcionara y cómo podrían haberlo hecho incluso aunque alguien les estuviera mirando”, ha declarado Chirstopher McQuarrie tras la insistencia de Slate. “Ideamos el juego de manos y hasta lo rodamos. Pero no había hueco en la película para ello. No había forma de incluirlo sin que arruinara el ritmo. Así que pensamos que, si la gente preguntaba, al menos lo teníamos cubierto; esperamos a ver si alguien se daba cuenta [en los test screenings]. Y nadie preguntó. Esta es la primera vez”.

“Hay unas cuantas veces a lo largo de la película [en las que información necesaria para la historia se corta si ralentiza la acción]”, prosigue McQuarrie. “Cuando enseñamos la película en test screenings, o a amigos y familiares, a veces alguien dice: ‘Me he perdido. ¿Qué ha pasado con esa cosa?’ o ‘¿De dónde ha salido eso?’. Entonces, el montador Eddie Hamilton estaba junto a mí y respondió astutamente: ‘¿Acaso es importante?’. La persona que pregunta se queda pensando y dice que realmente no. Y él contesta: ‘Por eso no está en la película”.

Por lo tanto, puede que en Misión: Imposible – Fallout falte la explicación de cómo se cambia al auténtico Lane por Benji enmascarado sin que Walker se dé cuenta, pero el caso es que los protagonistas lo consiguen y eso es lo que hace avanzar la acción. Sin que la verosimilitud se vea comprometida. “Tenemos la respuesta, la rodamos y la pusimos en el primer montaje de la película; la gente desconectaba durante esas escenas. No les importaba”, concluye McQuarrie. Y tiene toda la razón. Puede que esa escena no tenga sentido, pero da igual. Misión: Imposible – Fallout sigue siendo una película genial.

“Trabajar con Tom Cruise y Bryan Singer me hizo llorar”

John Ottman, montador habitual de Singer y nominado al Oscar por 'Bohemian Rhapsody', explica lo que ocurre cuando la sala de edición se llena de egos.

‘Misión: Imposible’: Christopher McQuarrie dirigirá la dos próximas entregas

El director de 'Nación secreta' y 'Fallout' se hará cargo de las dos nuevas entregas de la saga, que se rodarán seguidas y se estrenarán en 2021 y 2022.

Vídeo del día: Tom Cruise quiere que aprendas a usar la tele

¿Todavía tienes activados los filtros Motion Plus, Motionflow o Trumotion en la televisión? Pues a Tom Cruise no le hace ninguna gracia