Torrente 5: Operación Eurovegas

8

Por - 29 de septiembre de 2014

La serialidad en una saga de películas cómicas pide, necesariamente, de reinvención bajo un aspecto de aparente inmovilidad. La quintologia de Santiago Segura se ha ido revolviendo soterradamente contra sí misma: el costumbrismo nacional-berlanguiano enmierdado por basuras bellísimas, en Torrente, el brazo tonto de la ley (1998); la comedia de espías, transitando por Flint, agente secreto (1966) u Operación cabaretera (1967), en Torrente: misión en Marbella (2001); la parodia de las películas de guardaespaldas en Torrente: el protector (2005); o el cine de acción a fogonazos convertido en comedia a fogonazos/sketches, en la que se confirma como su entrega más irregular: Torrente: lethal crisis (2011).

Al principio de Torrente 5: Operación Eurovegas, el experto en seguridad John Marshall (Alec Baldwin) explica el robo que quiere cometer en un Madrid 2018 distópico, al menos, en la cabeza de Torrente, quien, tras su salida de la cárcel, descubre la desaparición de símbolos tan profundos como el Atlético de Madrid o la Unidad de España. El plan provoca una discusión entre el ex-policía español y uno de sus drogatas (un estupendo Julián López, amarrado a la herencia del personaje): ¿el saqueo a Eurovegas se parece a La cuadrilla de los once (1960) o a su remake Ocean’s eleven (2011)? La habilidad de Segura hace su filme que se asemeje a ambas. A la primera, por esa despreocupación en la que se intercalan las situaciones cómicas, las recurrentes y las nuevas, con las comedias encarnadas (esas caras de Cañita Brava o Carlos Areces o…, ¡esas caras!). Pero también en su largometraje se encuentran algunos de los hallazgos de la cinta de Soderbergh: Segura ha armado una trama de robos de la que, sin olvidarse del género principal al que se debe, se sirve para armarse de argumento(s) y conducir en ellos a su reparto imposible (Jesulín de Ubrique incluido, magnífico con su brutalismo de fábrica intacto).

Aparte de su capacidad para concatenar aciertos (truco muy socorrido para el humorismo: contraponer lo deseado con lo que realmente ocurre), uno de los grandes méritos de Segura siempre ha sido pensar a lo grande: una actitud bastante extraña en un país que vive con el miedo permanente a fracasar. En tiempos ahogados por lo políticamente correcto, “Torrente 5” se debería celebrar muchísimo más que cuando se estrenó la primera entrega. Esa Mari Carmen (sin sus muñecos) convertida en un implacable Terminator y todo lo que en la demolición de su figura se contiene, resume la esplendorosa gamberrada que ha vuelto a firmar Santiago Segura.

No se le notan ni los kilos ni los años; José Luis Torrente regresa en una forma excelente

‘Holmes & Watson’: Así es el doblaje de Santiago Segura y Florentino Fernández

Como ya ocurriera en 'Dos hermanos por pelotas', el doblaje español de la comedia de Will Ferrell y John C. Reilly recurre a Santiago Segura y Florentino Fernández.

Mecano y el cine: chocolate y palomitas de maíz

¿Qué tienen en común Hans Zimmer, Penélope Cruz y Santiago Segura? Respuesta: el grupo pop más popular de la España de los 80

Tráiler de ‘Los Resucitados’, la película maldita del cine español

'Los Resucitados', una cinta amateur de terror rodada en 1995 reaparece tras ser reconstruida y doblada y presenta su tráiler

Breve historia del cine pijo

Les sobra el dinero, y les faltan neuronas: prepárate para conocer al protagonista de 'Selfie' recordando a otros niños y niñas de papá