Por - 02 de febrero de 2015

No por casualidad, los protagonistas del tremendo documental The Red Chapel (Mad Brügger, 2009) eran tres cómicos –uno de ellos espástico– que lograban infiltrarse en Corea del Norte y exponer sus contradicciones a través de la absurda pantomima del tour propagandístico organizado por sus anfitriones. El poder desestabilizador y necesariamente incordioso que tiene el humor sobre fanáticos e intolerantes quedó de terrible manifiesto este año con la matanza de los dibujantes de la revista Charlie Hebdo. Un acto criminal cuyas consecuencias, claro, dejan en anécdota la accidentada salida a la luz de The Interview tras recibir amenazas terroristas supuestamente procedentes de Corea del Norte como represalia contra la caracterización burlesca del presidente Kim Jong-un en una comedia que, al fin y al cabo, gira en torno a su aniquilación a manos de unos James Franco y Seth Rogen tan ineptos como dos agentes de la TIA. ¿Idea muy facilona para tanto alboroto? A mucha honra, oiga. Tan importante es defender la zafiedad ofensiva de algunas viñetas como la ingenuidad argumental de este segundo largometraje dirigido por Rogen y Evan Goldberg. Pese a contar al guión con Dan Sterling, formado en el Daily Show de Jon Stewart, su intención nunca fue hacer una ácida sátira política –y aun así hay detalles de oro, como la presentación torera de la oficial norcoreana o el porno y Candy Crush en el ordenador del piloto de drones– sino un episodio más de su saga de bromances en la era del hedonismo mental donde braceamos anegados de referentes pop toda una generación de adultos inmaduros, consentidos y egocéntricos. El diagnóstico es conocido, la ambientación circunstancial. Otra cosa es que no sea su trabajo más sofisticado por acomodarse al llegar a un tercer acto formulaico y abusar de los gags reciclados. Quedémonos con el punto fuerte del tinglado: Franco –con elasticidad facial digna de Jim Carrey– y su archienemigo unidos por las inseguridades y la necesidad de aprobación exterior. Como dice el Líder Supremo, hay algo más poderoso que la bomba nuclear: las palabras. Los chistes también.

No por casualidad, los protagonistas del tremendo documental The Red Chapel (Mad Brügger, 2009) eran tres cómicos –uno de ellos espástico– que lograban infiltrarse en Corea del Norte y exponer sus contradicciones a través de la absurda pantomima del tour propagandístico organizado por sus anfitriones. El poder desestabilizador y necesariamente incordioso que tiene el humor sobre fanáticos e intolerantes quedó de terrible manifiesto este año con la matanza de los dibujantes de la revista Charlie Hebdo. Un acto criminal cuyas consecuencias, claro, dejan en anécdota la accidentada salida a la luz de The Interview tras recibir amenazas terroristas supuestamente procedentes de Corea del Norte como represalia contra la caracterización burlesca del presidente Kim Jong-un en una comedia que, al fin y al cabo, gira en torno a su aniquilación a manos de unos James Franco y Seth Rogen tan ineptos como dos agentes de la TIA.

¿Idea muy facilona para tanto alboroto? A mucha honra, oiga. Tan importante es defender la zafiedad ofensiva de algunas viñetas como la ingenuidad argumental de este segundo largometraje dirigido por Rogen y Evan Goldberg. Pese a contar al guión con Dan Sterling, formado en el Daily Show de Jon Stewart, su intención nunca fue hacer una ácida sátira política –y aun así hay detalles de oro, como la presentación torera de la oficial norcoreana o el porno y Candy Crush en el ordenador del piloto de drones– sino un episodio más de su saga de bromances en la era del hedonismo mental donde braceamos anegados de referentes pop toda una generación de adultos inmaduros, consentidos y egocéntricos. El diagnóstico es conocido, la ambientación circunstancial. Otra cosa es que no sea su trabajo más sofisticado por acomodarse al llegar a un tercer acto formulaico y abusar de los gags reciclados. Quedémonos con el punto fuerte del tinglado: Franco –con elasticidad facial digna de Jim Carrey– y su archienemigo unidos por las inseguridades y la necesidad de aprobación exterior. Como dice el Líder Supremo, hay algo más poderoso que la bomba nuclear: las palabras. Los chistes también.

Por debajo de '¿Teléfono rojo?' o 'Team America', convierte a Katy Perry en nuestra Lili Marleen.

No busques más: la película de gángsters de ‘Solo en casa’ no existe

¿Has buscado sin éxito 'Ángeles con almas sucias' en el videoclub? A Chris Evans y Seth Rogen les pasó lo mismo.

Un grupo homófobo arremete contra ‘La fiesta de las salchichas’ en Francia

La comedia escatológica de Seth Rogen es apta para menores en el país vecino. Las asociaciones ultraconservadoras no le ven la gracia a esa calificación

Tráiler de ‘Sausage Party’: ¿y si la comida tuviera sentimientos?

Seth Rogen y Evan Goldberg presentan su película de animación que se burla de los preceptos Pixar con la premisa más cruel del mundo: ¿y si todo lo que comes sufriera?

¿Es un fraude la taquilla de ‘The Interview’?

La película de James Franco y Seth Rogen no gana para sustos: tras Corea del Norte, ahora es la patronal de los cines de EE UU la que la emprende con ella.