Por - 06 de julio de 2018

Desde hace unos años, o unas décadas, Keanu Reeves nos ha malacostumbrado (¿bienacostumbrado?) a confiar en un curioso axioma: aquel según el cual sus películas serán mejores cuanto menor sea su presupuesto y más disparatada su premisa. Así, con los precedentes de las dos entregas de John Wick, de The Neon Demon e incluso de sus desbarres de artes marciales como El poder del Tai Chi 47 Ronin, uno va a ver Siberia frotándose las manos, pensando que un noir de director casi desconocido, sin otros actores de prestigio (salvo que estemos benévolos y contemos como tal el cameo de Molly Ringwald) y rodado en la estepa nos va a dar un Reeves pata negra. Y no es así, ni de lejos.

No es así, sobre todo, porque Siberia es una película muy aburrida. Su desarrollo trata de aunar la intriga mafiosa con el romance desesperado, y aunque se agradece que esquive algunos tópicos en ambas direcciones (al menos el personaje de Ana Ularu no resulta ser una femme fatale, sino una persona más o menos normal), la primera resulta previsible y al segundo le faltan octanos tanto en lo emocional como en lo sexual. Así pues, uando llega el clímax previo a los títulos finales, uno se pregunta si hacían falta tantos minutos para contar una historia tan corrientucha.

Una vez más, Keanu corre riesgos. Pero esta vez no le sale a cuenta.

¿A qué actor sustituye Jude Law en ‘Capitana Marvel’?

Según That Hashtag Show, Jude Law no fue la primera opción de la Casa de las ideas para dar vida a su personaje de 'Capitana Marvel'

Tráiler de ‘John Wick 3: Parabellum’. Si quieres paz, prepárate para la guerra

La tercera entrega de 'John Wick' presenta el tráiler de su entrega con título de letras puras

Ojalá Keanu Reeves fuera este Lobezno

Bosslogic imagina cómo sería Keanu Reeves si se cumpliera su intención de ser el nuevo Lobezno del Universo Marvel

Cuando Bertolucci convirtió en Buda a Keanu Reeves

Antes de ser Neo, el actor de 'Matrix' llegó a un tipo más solemne de iluminación de manos del cineasta italiano en uno de los filmes más delirantes de los 90.