Nueva vida en Nueva York

7

Por - 16 de mayo de 2014

Sin el profundo calado fílmico de la trilogía Antes de… de Richard Linklater pero ataviada con una naturalidad pasmosa, otra trilogía sentimental campa a sus anchas proyectándose en el tiempo desde hace más de 10 años hasta nuestros días. Con Una casa de locos, Las muñecas rusas y Nueva vida en Nueva York, Cédric Klapisch perfuma sin aspavientos ni dogmas la cartografía emocional de unos personajes y sus vaivenes por el mundo. El protagonista, un Romain Duris próximo y querible, vive atolondrado y estupefacto las sacudidas que su trayecto vital le lleva a experimentar. Retratado desde el siempre complicado matiz tragicómico, Klapisch se recrea en un sano naturalismo, enjabonando las contradicciones de unos y otros, sin dar la lata ni moralizar. Nueva York es el teatro ideal para paranoias diversas sobre el amor y el desamor, las dudas, la infidelidad, el donde dije digo digo Diego. Y consigue una sinfonía bastante más afinada de lo que pudiera parecer. Un retrato fiel, atinado y lúcido de la indefensión, la informalidad y la confusión, que como todo el mundo sabe, son los grandes temas (iba a escribir males) de las relaciones de pareja (y otras) de nuestro tiempo. Aunque el 3 sea un buen número, estaría bien que no se quedara en trilogía.

 

Klapisch la clava con el calado tragicómico de sus personajes.

Primer ‘teaser’ de ‘The Odyssey’, el biopic de Jacques Cousteau

Por fin alguien se atreve a contar la historia de este explorador del mundo marino, y no, la de Wes Anderson no cuenta.

Los 12 mejores orgasmos del cine

De lo cómico a lo violento, pasando por lo sensual: un repaso a esas 'culminaciones' que hicieron historia en la pantalla.