Misión: Imposible – Nación secreta

8

Por - 25 de mayo de 2015

Para Tom Cruise lo más sencillo es complicarse la vida. Como si hubiera hecho votos con el público, presentar una nueva entrega de la saga Misión imposible en la que no se juegue el pellejo con desafíos cada vez más enloquecidos le resulta inconcebible. Está aquí para entretenernos, cueste lo que cueste. Y es que él está dispuesto a asumir el precio. De hecho, manos rápidas, anfitrión incluso siendo el invitado, es de los que insisten en pagar siempre.

Nación secreta, la quinta parte de su juguete, una franquicia por la que apostó en 1996 y para la que ya prepara nuevo capítulo, se abre con Cruise colgado de un avión en pleno despegue. Servido el prólogo bondiano, solventada la cuota de espectacularidad y riesgo, ya puede centrarse en lo que verdaderamente le interesa. Y no es otra cosa que dar continuidad a la historia y mantener el grupo de colegas unido. Aún con secuencias de planificación milimétrica como la que tiene lugar en la Opera de Viena, las cosas más importantes que suceden en esta película son más dialogadas que escenificadas. Lo imposible de esta misión no es superar retos físicos, sino adaptarse a una acción mínima, más de partida de ajedrez que de prueba de atletismo.

Tan consciente de dónde viene como de lo que están haciendo sus colegas de pantalla, Cruise hace algo que en términos futbolísticos sería comparable a tirar un penalti a lo Panenka. Tan dado al exceso, sorprende con un farol y asumiendo un perfil bajo. El agente secreto Ethan Hunt ahora corre menos y piensa más. También ha aprendido a trabajar en equipo; especialmente con Simon Pegg, que ha pasado de ser alivio cómico a operativo insustituible en cualquier misión.

En Nación secreta incluso un viejo problema de la franquicia, el ser incapaz de proporcionar villanos que resulten creibles, carismáticos y amenazantes, se convierte en virtud, haciendo suyo aquello de “cuanto menos digan y hagan más inteligentes parecerán”. Como Cruise, que a su manera ha descubierto que cuando todos esperan que llegues más alto, más lejos y más rápido lo más inquietante es quedarse parado.

Más que imposible, impensable. Tom Cruise asume un perfil bajo y apuesta por la sencillez,

Alec Baldwin, arrestado tras una pelea en Nueva York (y Donald Trump se ríe de él)

La policía de Nueva York arresta al actor Alec Badlwin, acusándole de haber golpeado a un hombre con el que discutía por una plaza de aparcamiento

Alec Baldwin abandona ‘Joker’ antes del rodaje

El actor de 'Rockefeller Plaza' negó su fichaje por la película, primero, y después reconoció haber abandonado el proyecto en una entrevista con 'USA Today'.

Alec Baldwin, ¿el padre de Batman en ‘Joker’?

El filme de Todd Phillips sobre la némesis de Batman ficha al actor de 'Rockefeller Plaza' para un papel que, según los rumores, podría ser el de Thomas Wayne.

Vídeo: Alec Baldwin es más Donald Trump que Donald Trump

Y, además, con Kate McKinnon como Hillary Clinton. ¿La mejor imitación de un político estadounidense desde que Tina Fey se metió con Sarah Palin?