La profesora de parvulario

8

Por - 07 de abril de 2019

Remake homónimo de la película israelí de 2015 de Nadav Lapid, la directora y guionista Sara Colangelo se lleva la misma historia, prácticamente calcada, a un entorno aparentemente más estable, al menos geopolíticamente hablando. Lisa es una profesora de infantil de Staten Island, casada, con dos hijos adolescentes.

Una vida que cuanto más resuelta parece más la arrastra a ella a un pozo del que intenta salir a través de la poesía (entre otras muchas cosas, el filme es una bonita reivindicación de este arte). Pero la aceptación de que sus poemas resultan mediocres para la mayoría la va arrastrando un poco más. En estas primeras escenas la empatía y simpatía por el personaje es total, la insatisfacción de los 40 y algo, la falta de respuestas para una mujer que busca más estímulos. La melancolía rodea toda la interpretación de Maggie Gyllenhaal. Pero esta maestra del retorcimiento, de poner al límite nuestras concepciones (¿alguien se ha olvidado de Secretary?), aquí, de nuevo, en un giro casi imperceptible se convierte en alguien que no sabes en qué lado del bien y el mal se sitúa. Cuando descubre el talento como poeta de su alumno de cinco años, Jimmy, Lisa (Gyllenhaal) empieza por utilizarlo para hacerlo pasar por el suyo. Así, conquista a su profesor (Gael García Bernal). Después, decide que será una especia de mecenas de este niño, cuyo talento, si no es por ella, será apisonado por la sociedad y un padre desinteresado. “No hay lugar en este mundo para ti”, le dice. “En un par de años, vas a ser una sombra, como yo”. En lugar del Mozart que debería ser.

Su obsesión llega hasta el extremo de la incomodidad absoluta, de ponernos en lo peor. De pensar que entramos en una película de terror con una Gyllenhaal que maneja a la perfección las aristas del personaje y las expectativas del espectador

Una perturbadora Maggie Gyllenhaal, la mejor desde Secretary.

9 actrices hartas del machismo de Hollywood

Jennifer Lawrence ha sido la última en denunciarlo, pero no es la única ni de lejos: todas estas actrices quieren trabajar (y cobrar) en pie de igualdad con los varones.

Globos de Oro 2014: Los twitters que debes seguir

Series, películas, actores, directores... Todas las cuentas que necesitas agregar para no perder comba durante la madrugada del domingo.