Por - 02 de abril de 2019

“Comes como un mapache”, le dice el personaje de Keanu Reeves al de Winona Ryder en esta comedia antirromántica –¿acaso se puede ser romántico en pleno siglo XXI?–. Sus personajes, Frank y Lindsay, se conocen en el aeropuerto camino de una“destination wedding” –título original del filme y término para definir las bodas que se celebran fuera de la ciudad de los novios–, la del hermanastro de él que a su vez es el exnovio que le rompió el corazón a ella. La química entre los actores –premio al director de casting que pensó en Keanu y Winona en un peculiar ajuste de cuentas con los 90– solventa una puesta en escena escueta y unos diálogos algo pasados de vueltas.

Él, Frank, es un cínico que bordea la psicosis y ella, Lindsay, es la típica neurótica que va a la boda del novio que la dejó plantada. Aunque las escenas adolezcan de cierto ritmo y algunas secuencias no terminen de funcionar, la apuesta de Levin porque sean los únicos personajes que hablan en la película –los secundarios se limitan a aparecer de fondo y su máxima interactuación es con una pantera que intenta atacarlos– y la carga metafórica de que sean Keanu Reeves y Winona Ryder quienes los interpretan son ya razones de mayor peso para ver La boda de mi ex que las que has barajado para ir de invitado a los últimos enlaces.

Keanu Reeves y Winona Ryder valen el cubierto de esta boda.

John Wick llega a ‘Fortnite’ decidido a seguir partiendo huesos

La tercera entrega de la saga se estrena este 31 de mayo, pero su personaje se dará un paseo por los videojuegos algo antes

El rodaje de ‘John Wick: Capítulo 3’, saboteado por gatos callejeros

La nueva aventura del asesino más perruno tuvo serios problemas cuando unos michos se infiltraron en su plató de Marruecos.

Las primeras críticas de ‘John Wick: Capítulo 3 – Parabellum’ la erigen como la mejor de la saga

Keanu Reeves ha vuelto por todo lo alto para darle a la trilogía (y al recuerdo de su perrito) el broche de oro que merece

Keanu Reeves es fan de ‘Wild Wild West’

El protagonista de 'John Wick' posee una cinefilia imprevisible y heterogénea