El tiempo de los monstruos

6

Por - 26 de septiembre de 2016

Tras seis películas escritas y dirigidas junto a su inseparable Dunia Ayaso (fallecida en 2014), y con el impulso de la soledad creativa a flor de piel, Félix Sabroso se la ha jugado, lanzándose sin salvavidas ni referentes de su anterior cine que le sirvan de colchón, con una ficción compleja, rayana en la absurda complejidad de la angustia artística, que no es otra cosa que la imagen propia del miedo a vivir de los creadores. Para ello, aparte de mirar mucho hacia dentro, Sabroso se ha rodeado de un reparto extraordinario (de Carmen Machi a Candela Peña, de Javier Cámara a Julián López) y se ha encerrado en una mansión con un grupo de personajes que buscan autor, esperan a Godot y cogen su fusil verbal.

Si es cierto que el cine de Ayaso y Sabroso se había ido oscureciendo desde su debut con Fea en 1994 y su eclosión pop con Perdona, bonita pero Lucas me quería a mí (supuestas comedias, como Los años desnudos, ya destilaban amargor), aquí alcanzamos un tope de truculencia inicial que, al chocar con soluciones metaliterarias, muta en energía liberadora. No todo
es lógico ni comprensible en una trama que tiene algo de la tristeza wesandersoniana y un mucho del vacío lleno de esquinas de los interiores reales e imaginarios del cine de Lanthimos. Entre choques de texturas escénicas (con los propios actores), una factura lograda e inevitables golpes cañís, a Félix Sabroso, cineasta intuitivo que sigue y sigue buscando, acaba entendiéndosele todo.

La soledad creativa produce monstruos, y Sabroso los espanta.

Tráiler y póster de ‘Pieles’, el debut largo de Eduardo Casanova

Con sus deformidades y sus mil tonalidades del color rosa, el primer largometraje del actor de 'Aída' podría ser el filme español más controvertido de 2017

EXCLUSIVA: Una cita con Candela Peña en ‘Las ovejas no pierden el tren’

Asiste a una escena completa de la nueva comedia romántica de Álvaro Fernández Armero ('Nada en la nevera') protagonizada por Inma Cuesta y Raúl Arévalo.