Por - 09 de mayo de 2019

La Barcelona apocalíptica ha vuelto al cine. Ciutat cremada, siempre estuvo ahí en lo metafórico,
con semanas trágicas, Savoltas y plazas del diamante, pero la ciencia-ficción la ha devuelto a la cartelera (confundiendo a críticos facilones con paralelismos incómodos con la realidad). Imposible no remitirse al clásico literario con adaptación reciente y Camp Nou en ruinas, Mecanoscrit del Segon Origen, y a la distopía de los hermanos Pastor, Los últimos días. Con ellas enlaza esta invasión de ultracuerpos (eucaliptos por vainas) que comienza como rom com con caras televisivas y tienda de discos estilo Alta Fidelidad y deriva en aventura de supervivencia, con un cara a cara violento entre féminas para igualar el duro trabajo del siempre interesante Ivan Massagué.

La Barcelona apocalíptica contra los ultracuerpos.