Shia LaBeouf, tatuado hasta las cejas para trabajar con el director de ‘Escuadrón Suicida’

No, no se trata de una nueva versión del Joker. Shia LaBeouf posa irreconocible en 'The Tax Collector', la nueva película que prepara David Ayer.

Por - 13 de agosto de 2018

Shia LaBeouf se ha propuesto aparecer cada vez más irreconocible en cada nuevo proyecto en el que se embarca. Hace unos meses, nos sorprendía caracterizado como su padre, un delincuente alcohólico con el que tuvo una relación turbulenta, en el rodaje de Honey Boy. Ahora ha hecho lo propio con el primer vistazo que nos llega de su personaje en The Tax Collector, lo nuevo del David Ayer. 

El director de Escuadrón Suicida, que ha sido quien ha compartido la foto de un LaBeouf tatuado hasta las cejas y con una pose macarra, como si de la nueva versión del Joker de Jared Leto se tratase:

Curiosamente, después de coincidir en Corazones de acero, LaBeouf y Ayer estuvieron a punto de trabajar juntos otra vez en Escuadrón Suicida, como el actor desveló a Variety, pero finalmente no pudo dar vida al personaje al que terminó interpretando Scott Eastwood. “No creo que Warner Bros. me quisiera”, aseguró LaBeouf. “Fui a conocerlos y estaban en plan: ‘No, estás loco. Eres buen actor, pero no para esto’. Era una gran inversión para ellos”.

Así era la conexión entre ‘Escuadrón Suicida’ y ‘Aquaman’

Unos diseños de 'Escuadrón Suicida' nos permiten ver a Rey Tiburón, un personaje que habría podido conectar la película con 'Aquaman'

David Ayer explica cómo se conectaban ‘Escuadrón Suicida’ y ‘Liga de la Justicia’

El director de 'Escuadrón Suicida', David Ayer, explica en tuiter cómo se conectaba su película con 'Liga de la Justicia'

David Ayer (‘Escuadrón Suicida’): “James Gunn es el hombre adecuado para este trabajo”

Tras pasarlo fatal durante su estancia en DC, el director felicita a su colega tras anunciarse que se encargará de la secuela: ¿sinceridad o sarcasmo?

David Ayer (‘Escuadrón Suicida’) explica el error con los dientes de Joker

Nuevos tuits del director David Ayer confirman que la producción del filme fue aún más caótica de lo que imaginábamos. La clave: los dientes postizos de Jared Leto.