Mario Casas: de estrella adolescente a exitoso (y codiciado) actor

El intérprete, que ha participado en películas de gran éxito, se ha convertido en uno de los habituales en el cine de Fernando González Molina y Álex de la Iglesia.

Por - 16 de abril de 2019

Es el claro ejemplo de cómo dejar atrás la figura de estrella adolescente para convertirse en uno de los intérpretes más interesantes del país. Mario Casas (La Coruña, 1986) ha demostrado que es capaz de eso y más y así lo denota la metamorfosis que ha sufrido a lo largo de los años. Aunque su figura siempre estará ligada a la del actor guaperas, solo hay que echar un vistazo a su filmografía para constatar su talento. De hecho, directores como Fernando González Molina y Álex de la Iglesia han contado con el gallego entre su elenco en varias ocasiones.

Su primer papel cinematográfico importante llegó en 2006 de la mano de Antonio Banderas y su producción El Camino de los ingleses, donde interpretaba a Moratalla, un joven que vivía en la diversión de la superficialidad que produce el no haber madurado todavía. En 2007, participó en la serie juvenil SMS, donde encarnaba a un adolescente friki, rol que volvería a desempeñar dos años después en la taquillera Fuga de cerebros, su primer trabajo junto a González Molina. Allí, Mario Casas daba vida a un tímido y pésimo estudiante que, ayudado por sus amigos, decide seguir hasta Oxford a la inteligente chica de la que está enamorado.

El estallido del fenómeno fan

En 2009, formó parte del elenco de Mentiras y gordas, con un papel que no hacía más que confirmar la fama que estaba alcanzando gracias a la serie Los hombres de Paco. Esta última le convertiría en uno de los personajes más aclamados (y seductores) de la televisión. En esta ficción, Mario Casas daba vida a un joven y atractivo policía algo chulito. Este sería el carisma que le acompañaría en sus siguientes títulos: Carne de neón, Grupo 7 y las adaptaciones españolas de las obras de Federico Moccia, Tres metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti, ambas dirigidas por Fernando González Molina.

Bajo la dirección de Álex de la Iglesia

Otro de los directores fetiche de Mario Casas es Álex de la Iglesia, cuyo primer trabajo juntos fue en 2013 con Las brujas de Zugarramurdi, inspirada en el auto de fe de la Inquisición Española en 1610 por el que 39 mujeres de esta localidad vasca fueron procesadas, acusadas de brujería. Después vendrían Mi gran noche (donde Casas ofrecería una interpretación desternillante) y El bar, que volvió hípster al actor gallego.   

Éxitos en taquilla

Además, Mario Casas también forma parte del elenco de algunos títulos que han sido todo un éxito en taquilla. La Mula; Palmeras en la nieve; Toro, tras la que el actor llegó a decir que su público necesitaba un descanso que (¡afortunadamente!) no cumplió; y Contratiempo, entre otras. Las dos últimas producciones cinematográficas en las que ha aparecido Mario Casas son Bajo la piel del lobo, donde interpretaba a un solitario hombre de la montaña, y El fotógrafo de Mauthausendonde el actor recupera la figura de Francisco Boix, un fotógrafo internado en un campo de concentración, que también fue el único testigo español en los juicios de Nuremberg.

Ahora, Mario Casas regresa a la pequeña pantalla con la serie Instinto, un thriller erótico en el que el actor está entre Christian Grey y Christian Bale. Se estrenará en Movistar+ el 10 de mayo pero las primeras imágenes ya han dado mucho que hablar.

‘Casi imposible’: la comedia romántica de Charlize Theron que cambia los roles de género

El formato fetiche de este género, el mítico “chica se enamora de chico”, ahonda de lleno en las necesidades sociales del siglo XXI.

Más allá de Lady Gaga: divas de la canción que lo intentaron con el cine

Ser la mejor sobre los escenarios no conlleva, necesariamente, un talento innato para la interpretación… ¿o sí?

Los Javis: el camino del éxito de los productores de ‘Paquita Salas’ y ‘La llamada’

Javier Calvo y Javier Ambrossi son Los Javis, quienes se han hecho hueco en el panorama audiovisual nacional con producciones propias que han tenido gran éxito.