Las 10 películas más violentas de 2018

La lista más cruda, la más bestia, la lista de películas que nos han hecho retorcernos en la butaca (o no si sois un poco sádicos).

Por - 09 de diciembre de 2018

Esta es la lista de fin de año favorita por aquellos cinéfilos y aquellas cinéfilas que son amantes de la sangre. Esos espectadores a los que les encanta sufrir, cerrar los ojos, mirar para otro lado…

Tras repasar las películas más decepcionantes de 2018 nos toca ir a por las violentas. Y este año ha sido un año de cine muy pero que muy violento pero no tanto en la forma que os imagináis. Sangre ha habido pero no mucha. Lo que más se ha dado es esa violencia callada que nos provoca un nudo en el estómago, esas escenas que tienen el poder de traumatizar a una generación…

Con todos vosotros, la lista de películas más chungas del año:

ANIQUILACIÓN (Alex Garland)

El marido de Lena desaparece durante una misión militar y regresa sin recordar nada. Ella decide unirse a una expedición de una zona acordonada por el gobierno de Estados Unidos. Una zona denominada como zona X que está controlado por una fuerza alienígena y que cada vez se hace más grande. Lena va hacia allí acompañada por un grupo de 5 mujeres científicas… De todas las expediciones realizadas, nadie ha regresado con vida.

Esta película que camina entre la ciencia ficción y el terror debió estrenarse en salas pero fue Netflix quién dio la oportunidad al director de Ex Machina.

¿Por qué nos impactó? Es una película cuya atmósfera ya es violenta, Alex Garland lo hace maravillosamente. Evita la charleta y los diálogos explicativos para llevarnos cara a cara con el misterio. Las partículas aniquiladoras que en el fondo son creadoras de algo nuevo. Pero antes de entender esto vemos un par de híbridos entre animales y seres nuevos y violentos que nos dejan sin habla. Hasta llegar, por fin a una escena final perturbadora y violenta que sin embargo es la que encierra todo el significado filosófico de la película. Un revelador y cruel juego de espejos que perfectamente podría haber filmado Lynch.

LA PRIMERA PURGA: LA NOCHE DE LAS BESTIAS (Gerard McMurray)

Todo comenzó con una teoría sociológica. ¿Y si damos rienda suelta a todo tipo de agresiones durante una noche en una comunidad aislada? ¿Se mantendrá la tasa de criminalidad por debajo del 1% durante el resto del año? Sólo es un experimento pero cuando la violencia del opresor choca contra la del marginal, el vandalismo se convierte en algo mucho más grave… Y detrás de todo los intereses de los poderosos para abrazar una brutal celebración anual en la que hay 12 horas de impunidad criminal. Y solo era un simple experimento…

¿Por qué nos impactó? Ya veníamos de ver el resto de la saga, así que había pocas posibilidades de salir de esta película impactados. Conocíamos de sobra la mitología violenta de estas películas y sin embargo, cada vez más políticas, cada vez más sociológicas las películas de la purga han desembocado en este origen donde la violencia es mucho más retorcida que nunca por la injusticia que la empuja. Una cosa es ver a locos o a asesinos matar a sus semejantes y otra muy distinta es ver la muerte de inocentes por culpa de un interés político. A eso sumado a unos cuantos cuchillazos a sangre fría, hachazos varios y tiroteos a cara de perro… Esta película merece estar, sin duda, en esta lista de lista de lo traumático.

LA CASA DE JACK (Lars Von Trier)

Durante 12 años seguimos a Jack. Un tipo que considera cada uno de sus asesinatos (menores incluidos) una obra de arte. 155 minutos en los que Lars Von Trier nos somete a diversos actos de violencia siempre desde el punto de vista de nuestro querido Jack interpretado por Matt Dillon.

¿Por qué nos impactó? No solo es cruel, exasperante, sangrienta y largísima. También es la película con más violencia gratuita (al menos que consideres el asesinato un arte) del año. Y a pesar de todo Lars Von Trier consigue hipnotizarnos… No a todos, eso sí, porque en Cannes varias de decenas de espectadores tuvieron que abandonar la sala. La violencia infligida por Jack a cada una de sus víctimas te deja, como mínimo, atontado. Una especie de shock incurable.

LA NOCHE DE HALLOWEEN (David Gordon Green)

La película que cierra la matanza que comenzó en 1978. Laurie Strode (personaje al que regresa Jamie Lee Curtis) tiene su confrontación final con Michael Mayers, la figura enmascarada que la ha perseguido desde que escapó de la mantanza que él cometió la noche de Halloween cuatro décadas atrás.

Con John Carpenter como productor ejecutivo nada podía fallar.

¿Por qué nos impactó? Porque a pesar de que los espectadores ya no son tan fáciles de sorprender con la violencia como lo eran a finales de los 70’ el director David Gordon Green consigue deleitarnos con un par de escenas salvajes donde recuperamos al Michael Mayers más maduro y crudo. Un tipo que ya está de vuelta. Además la forma en la que están narradas esas escenas de sangre es tan sutil que producen escalofríos.

HEREDITARY (Ari Aster)

Una abuela muere. Su casa cae en herencia de su hija Annie. Annie es una galerista casada y con dos hijos que tuvo una infancia no muy feliz (más bien rara) junto a su madre. Pero con la matriarca ya muerta quién sabe si por fin podrán pasar ya página. Sin embargo, la hija menor de Annie comienza a ver figuras fantasmales, primer ante ella y luego ante su hermano. El drama familiar se complica y la vida se convierte en una pesadilla de las peores. De las que uno no puede despertar.

¿Por qué nos impactó? Quizá (y de verdad que ahora sí que sí) estamos ante la mejor película de terror de la década. Es que no se puede hacer mejor. Es turbia, es oscura, es tristísima, sorprendente y cada giro te vuela la cabeza más que el anterior sin perder un ápice de verosimilitud. No se puede contar nada para no estropear la experiencia del que no se haya atrevido aún pero solo dos cosas para alabar la violencia máxima de esta película: La escena del coche la más chunga que se recuerda ya no por su crudeza si no por el temple con el que está contado y que siempre mola ver a alguien quemarse a lo gonzo en la ficción.

UN LUGAR TRANQUILO (John Krasinski)

Si no te escuchan, no pueden alcanzarte. Este es el resumen de esta película donde una familia intenta sobrevivir en una era postapocalíptica en la que unos seres del espacio matan a todo quisqui. El truco para evitarles no hacer en absoluto nada, NADA, de ruido. Es desesperante, violento y aterrador y John Krasinski demuestra que es un director muy inteligente.

¿Por qué nos impactó? La violencia es bastante implícita en la película pero hay dos momentos en los que probablemente el espectador medio tuvo que o cerrar los ojos o llevarse la mano a la boca. Uno de ellos tiene que ver con un juguete muy ruidoso y el otro con intentar parir en silencio absoluto en una bañera rodeado de seres asesinos… La sangre (que hay a raudales) es, al final, lo de menos.

DOGMAN (Matteo Garrone)

El protagonista de esta película es un peluquero de perros. Un tipo influenciable que vive bajo el yugo de un boxeador y delincuente local. La vida del peluquero se complica y por fin decide tomar las riendas de la situación en un sitio regido por la ley del más fuerte.

¿Por qué nos impactó? Está llena de rabia, las escenas de violencia es no solo de los más chungo del años sino también de la filmografía de Garrone desde Gomorra. Pero eso sí, cada paliza, cada acto violento, cada gota de sangre va acompañado del humanismo de un personaje cuyo día de furia es peor que el de Michael Douglas.

THE TALE (Jennifer Fox)

The Tale es simple y llanamente el recuerdo de Jennifer Fox de un abuso sexual que sufrió de pequeña. A parte explora los entresijos de la memoria de una mujer cuando se ve obligada a revaluar su primera relación sexual y todo el autoengaño al que se sometió para sobrevivir.

¿Por qué nos impactó? Cuando tenía trece años a Jennifer la hizo creer su entrenador personal que estaban viviendo un romance que nadie jamás podría entender. Años de abusos sexuales contados por la víctima. Lo violento e impactante de esta película es la sinceridad con la que está contado uno de los dramas más crudos de los últimos años. Jennifer, además, lo hace desde dos puntos de vista, la niña que vivió la pesadilla y la adulta que la revive. Y ambas dialogan durante gran parte del metraje. La violencia está detrás de cada escena implícita en el metraje pero explícita cuando la cinta acaba y en el salón de tu casa (se estrenó en HBO) nadie es capaz de reproducir una sola palabra.

MANDY (Panos Cosmatos)

Un leñador vive alejado del mundo junto al amor de su vida, Mandy. Un día el líder de una secta se cruza con ella. Él lleva un tiempo desarrollando una obsesión por ella, y ella que se ha perdido abstraída por una novela de fantasía, acaba siendo poseída por él y su grupo de secuaces que invocan a una banda de motoristas llegado del infierno para raptarla. La vida de Red, así se llama el leñador, se rompe y, decidido a vengarse, se arma con toda clase de artilugios para poner en marcha su matanza particular.

¿Por qué nos impactó? Siempre es un placer ver la cara de Nicolas Cage bañada en sangre pero aparte de eso es que no ha habido título este año que deje un reguero de vísceras tan intenso e hipnótico como este filme.

CLIMAX (Gaspar Noé)

Son los 90’ y veinte jóvenes bailarines de danza urbana se reúnen durante tres días en un internado en desuso situado en el bosque para ensayar una coreografía. Hacen el último baile y una fiesta de despedida donde una gran fuente de sangría calma su sed. La atmósfera de la fiesta comienza a ponerse rara, alguien ha metido algo en la sangría…

¿Por qué nos impactó? Es la película más desagradable del año. ¿Los motivos? Pues no sabemos si es por la cámara dando vueltas de Gaspar Noé o por dos tipos hablando sobre violar a sus compañeras de baile entre risas, o por la paliza que le pegan a una embarazada o por la madre puestísima encerrando a su hijo en la sala de fusibles para que a nadie le dé por comérselo vivo (o algo peor).

Abstenerse miedosos: estas son las mejores ‘scream queens’ del último año

Sus interpretaciones han sido fundamentales para que estas obras de terror logren ponerte los pelos de punta, gritar y hasta padecer insomnio.

¿Por qué hay una película (mala) por cada festividad?

Navidad, el día de Pascua, Noche vieja, el día del Padre… No se salva ninguna, todas tienen su propia película que casi siempre es un desastre. Analizamos caso a caso.

‘Batman: el largo Halloween’ se convertirá en dos películas

Uno de los cómics más famosos de Batman, 'El largo Halloween' se convertirá en dos películas de animación

Unos policías de Pensilvania detienen a Michael Myers

La policía de Carlisle (Pensilvania) convierte en viral una broma de Halloween en la que el Jefe de bomberos de localidad se hizo pasar por Michael Myers