Jordan Peele: viaje de la comedia al terror

El creador de 'Nosotros' y 'Déjame salir' ha pasado de ser uno de los mejores humoristas de EE UU a su nuevo maestro del terror.

Por - 22 de marzo de 2019

El terror y la comedia son géneros más cercanos de lo que parece. A fin de cuentas, los rigen los mismos principios: incógnita, misterio, un inesperado desenlace. ¿Qué los diferencia? Básicamente, la intensidad y el objeto de su enfoque. Cuanto más intensa y fuera de la realidad sea una escena, más probable es que resulte cómica. De igual manera, cuanto más contenida y realista sea, más probable es que nos resulte aterradora.  Eso es algo que conocen bien los grandes artistas. Quienes basculan siempre entre lo horroroso y lo humorístico, lo apegado a la tierra y lo excesivo. Y entre ellos, uno de los más interesantes de nuestro tiempo es Jordan Peele. 

Nacido en Nueva York, estudiando en el prestigioso Sarah Lawrence College en Manhattan, Peele abandonó sus estudios dos años después de haberlos comenzado para dedicarse a lo que realmente quería hacer: ser humorista. Para eso reclutó a su compañera de habitación, Rebecca Drysdale, con la cual formaría un dúo cómico que, más tarde, causaría sensación.  

El inicio de la carrera de Peele fue discreto. Trabajando en el Boom Chicago de Amsterdam y en The Second City de Chicago, haciéndose popular gracias a sus duetos musicales con Nicole Parker, (humorista con la que Peele ha seguido asociado desde entonces) no dio el salto al audiovisual hasta 2003, cuando se unió al cast de Mad TV, un programa de televisión de segmentos cómicos hermano de la revista Mad, para su novena temporada. Y no le fue mal. Duró allí hasta su decimotercera temporada, tras lo cual, ya en 2008 fue nominado a un premio Emmy gracias a su canción Sad Fifty Cent, una canción parodia del feudo que tuvieron por aquella época 50 CentKanye West. Algo que le ayudaría a poner en marcha su carrera. 

Incluso si a partir de ahí seguirle la pista se vuelve un poco más difícil. Hizo vídeos virales, canciones y apariciones en diversas series de comedia, pero seguía sin tener un espacio propio para él. Hasta que en 2012, junto con Keegan-Michael Key, compañero suyo en Mad TV, creó la serie que le habría de hacer famoso: Key & Peele. 

Con tres temporadas en su haber, el formato era el clásico de los programas de sketches: presentación por parte de Key y Peele y números cómicos dando paso a diferentes segmentos del show. Pero todo lo clásico que lo era en el formato, lo era innovador en el enfoque. Centrándose en la cultura popular, los estereotipos étnicos y los problemas raciales, en las cinco temporadas que duraría la serie, Peele ya definiría el estilo por el que hoy es conocido: una perfecta capacidad de sintetizar un acuciado sentido del ritmo junto con problemas sociales de gran calado. Es decir, hablar de lo que implica ser negro en una sociedad que está convencidísima de no ser racista. 

Fue a partir de entonces que su carrera se disparó. Apareció como actor en series dramáticas, como es el caso de (Fargo), en series de animación cómicas, como Big Mouth y Bob’s Burgers, y también empezará a trabajar en cine, en películas cómicas como Wanderlust o Keanu. Y precisamente en este último medio, en el cine, es donde ha llegado a hacerse un nombre todavía mayor. No delante, sino detrás de las cámaras. 

En 2017 sorprendió a propios y extraños estrenando Déjame salir, una película de terror producida por Blumhouse. Preestrenada en el festival de Sundance, fue calurosamente recibida por crítica y público a su estreno al mes siguiente. Tanto es así que, esta sátira sobre las relaciones interraciales y cómo reaccionan los viejos buenos blancos que dicen «no soy racista, pero…», consiguió hacer 255 millones de dólares en todo el mundo habiendo costado 4.5 millones de presupuesto. Prácticamente un regalo para Blumhouse, la productora que ha demostrado saber cómo crear películas de terror que interesen a la gente y enamoren a la crítica sin gastarse cantidades obscenas de dinero.  

Y decimos que enamoran a la crítica porque, incluso más que dinero, Déjame salir ha cosechado infinidad de premios y nominaciones.  

De críticas excelentes, habiendo ganado el BAFTA a la mejor película extranjera y habiendo sido nominada a dos Globos de Oro y a cuatro Oscar, incluidos mejor película y mejor director, para finalmente llevarse la estatuilla por mejor guion original, Déjame salir no sólo triunfa en cuanto a calidad, sino también en cantidad. Habiendo sido nominada a alrededor de 210 categorías de premios diferentes, consiguió levantar 87 de ellas. Algo que nos habla, si no de su valía, al menos sí del impacto que ha tenido en el cine reciente. 

Pero, ¿de qué trata exactamente de la película? De lo que ocurre cuando un fotógrafo negro tiene que conocer a la familia de su novia blanca. Que lo que empieza siendo una divertida situación de enredos, pronto se adentra en el racismo más evidente y acaba en el peor lugar posible: con un intento de robo de cuerpos.  

Esa síntesis perfectamente medida entre humor y terror, logrando que nunca tengamos claro si está bien reírse de algo que es demasiado real como para no tomárselo en serio, es lo que ha convirtió en éxito a Déjame salir. Igual que lo ha conseguido que lo sea esta temporada Infiltrado en el KKK, la película de Spike Lee gracias a la cual Jordan Peele ha conseguido su segunda nominación a un oscar, esta vez como productor.  

Ahora bien, ¿qué nos depara en el futuro inmediato Peele? Pues eso es fácil. Ahora se estrena en nuestros cines Nosotros, su segunda película como director y de nuevo una película de terror. Pero esta vez es sutilmente distinta. En esta ocasión seguimos a la familia Wilson que, yendo de vacaciones a la casa de la playa de una familia amiga, se encontraran a unos dobles idénticos de ellos mismos, que harán que sus pacíficas vacaciones se conviertan en un caos donde tendrán que luchar por sus vidas. 

Más abiertamente de terror, sin pretensiones de humor, el recibimiento de crítica y público ha sido como en su anterior película: un unánime grito de satisfacción. Algo que nos hace tener esperanzas no sólo por el futuro de Peele, sino del terror en general.  

Y es que, a pesar de todo, Peele tiene mucho trabajo por delante. Especialmente si consideramos que estrenó el año pasado una serie cómica, The Last O.G., este año una serie para YouTubeWeird City, y dentro de nada ya, narrará y producirá el reboot de otro show emblemático para los aficionados al fantástico: La dimensión desconocida. Un movimiento muy lógico, si pensamos que Nosotros está inspirado en un episodio clásico de la serie, La imagen en el espejo. 

Al final, si Peele ha conseguido tener éxito en dos campos tan aparentemente distintos como son la comedia y el terror es porque, en esencia, no son tan diferentes. Eso es algo que ya nos demostró Déjame salir. Como lo cómico y lo terrorífico, bien calibrado, pueden llegar a ser indistinguibles. Particularmente, porque lo que para alguien puede ser terrorífico, para otro puede ser cómico. 

Lupita Nyong’o se disculpa con los ofendidos por su voz en ‘Nosotros’

Tras inspirarse en un trastorno de la vida real para la película de Jordan Peele, la actriz se ve obligada a pedir perdón a los afectados.

Jordan Peele (‘Nosotros’) no rodará películas con protagonistas blancos

'No es que tenga nada en contra de los tíos blancos, pero esa película ya la tengo vista' ha explicado el director en una conferencia en Los Ángeles.

5 películas para entender el éxito de Blumhouse

Si nunca has oído hablar de Jason Blum y su sellos Blumhouse, aquí van varios títulos para entender por qué es el nombre estrella del terror

Jordan Peele (‘Déjame salir’) prepara un remake de ‘Candyman’

No digas tres veces su nombre frente al espejo: Peele producirá (¿o dirigirá?) el regreso del icono del terror afroamericano creado por Clive Barker ('Hellraiser').