[Cannes 2014] Día 2: Mike Leigh, hecho un pincel

Con 'Mr. Turner', el director británico presenta una de sus mejores películas y demuestra que un biopic no tiene por qué convertir la vida de su protagonista en un mero cliché. Por NANDO SALVÁ

16 de mayo de 2014

¿De qué se habla en Cannes hoy? De la cantidad de palos que Grace de Mónaco se ha llevado por parte de la crítica, todos merecidos. Y de que hoy se inauguran las dos secciones paralelas principales del festival, Una cierta mirada (con la proyección de Party Girl, sobre una cabaretera sesentona que trata de cambiar de vida), y Quincena de Realizadores (con Bande de filles, de Céline Sciamma, que hace un par de años se hizo popular entre la cinefilia gracias a Tomboy).

¿Qué hemos visto? Tres películas: 1. Timbuktú, de Abderrahmane Sissako, demoledor retrato sobre los estragos –prohibiciones, fusilamientos, apedreamientos, terror en general– que un grupo de yihadistas hacen en el día a día de una aldea de Mali que, en todo caso, en ningún momento cae en el tipo de discursismo que por ejemplo tanto le gusta a Ken Loach. Y encima está rodada con estilazo. 2. Mr. Turner, de Mike Leigh: lo que prometía ser un tostón importante ha resultado ser una de las mejores películas del británico. Pese a que por momentos es más fácil de admirar que de disfrutar, su repaso de la vida del pintor romántico JMW Turner deja claro que es perfectamente posible hacer un biopic que no convierta la vida de su protagonista en un mero cliché en tres actos. 3. Party Girl, de Marie Amachoukeli, Claire Burger y Samuel Theis, una demostración más tanto de lo influyente que Cassavetes sigue siendo como de lo difícil que resulta imitar lo que Cassavetes hacía.  

¿Qué has comido? Sopa de pescado y pasta con salsa de rabo de buey para cenar. Alka-Seltzer. Café con leche y cruasán para desayunar. Pechuga de pollo y unas rodajas de tomate para comer. 

¿Qué esperas de la jornada de mañana? Comprobar si la reputación de Atom Egoyan sigue cayendo en picado: mañana presenta el thriller Captives en competición. Y por la tarde experimentaremos la versión cannois de la ascensión al Tourmalet: se proyecta Winter Sleeps, de Nuri Bilge Ceylan. 196 minutos. 

Cannesometro: Mr. Turner se ha convertido de momento en la película a batir, aunque mucho cuidado con Timbuktú: es cine sutilmente política, es exótica sin caer en la colección de postales y es visualmente apabullante sin hacer poesía de la miseria. El cine que triunfa en los festivales.

Más de CINEMANÍA en Cannes 2014:

Día 1: Muy poca Grace