Ir a la portada

Más allá cañí: lo más sobrenatural del cine español

La sociedad española siempre se ha interesado por el ocultismo, desde la literatura mística hasta la pasión por Cuarto Milenio o el cine de lo sobrenatural.

Por Luis E. Parés

'Abracadabra' (Pablo Berger, 2017)

Cinco años después de Blancanieves, el director Pablo Berger Maribel Verdú vuelven a colaborar, esta vez en una comedia con componente fantástico, ambientada en el mundo de la hipnosis y los intercambios de cuerpo. Acompañan a Verdú Antonio de la Torre como su despótico marido y José Mota como el hipnotista aficionado que cambiará la vida de la pareja para siempre.

'Los jueves, milagro' (Luis García Berlanga, 1957) 

Un grupo de viejos quiere revitalizar el balneario de su pueblo, y no se les ocurre mejor cosa que inventarse un milagro. Sólo por ver a Félix Fernández pedir que el monumento al santo tenga “un chorrito” vale la pena esta sátira en la que se Berlanga muestra la unión entre beatería y comercio.

'Beatriz' (Gonzalo Suárez, 1976)

Si Valle Inclán se fijaba en los relatos de meigas de su Galicia natal para escribir un relato, y Gonzalo Suárez lo adaptaba, el resultado sólo podía ser una película cercana al realismo mágico. El alma inocente de Beatriz poseída por Satanás se convierte en la mejor adaptación de Valle al cine.

'Manuel y Clemente' (Javier Palmero, 1986)

De la mística a la picaresca en dos pasos. En un pueblo andaluz unas niñas ven a la virgen. Después, es todo el pueblo quien la ve. De ahí a construir su propia iglesia y crear su propio papa hay un paso. La historia del Palmar de Troya hecha película

'Regreso del más allá' (Juan José Porto, 1982)

El fantaterror español también se fijó en el más allá. Aquí vemos a una mujer que tiene visiones con una familia asesinada años antes en la misma casa en la que vive. Aunque quizá lo más difícil de creer es que es Ana Obregón la protagonista de esta película de sangre y vísceras.

'El día de la bestia' (Álex de la Iglesia, 1995)

El mérito de Álex de la Iglesia fue decir lo que todo el mundo sabía: las puertas del Infierno eran las Torres Kio y el Death Metal, un invento del diablo. El resto es historia: una de las mejores película del cine español y una auténtica obra de culto.

'Así en el cielo como en la tierra' (José Luis Cuerda, 1995)

Si hemos sido hechos a imagen y semejanza de Dios, ¿significa eso que un pueblo de La Mancha es una réplica del paraíso? José Luis Cuerda nos confirma que sí, y que en el Más Allá también se juega al tute mientras se discute si realizar o no el Apocalipsis.

'Visionarios' (Manuel Gutiérrez Aragón, 2001)

En la República, un pueblo del Norte se conmociona con las apariciones de la Virgen, que predice la inminente guerra. Pero el pueblo prefiere creer en la virgen que en la guerra. Un certero análisis de los fantasmas que la Iglesia creyó ver.

'Los otros' (Alejandro Amenábar, 2001)

Si hay una película sobre otros mundos en el cine español, es esta de Amenábar, que no sólo nos asustó mucho, sino que nos hizo creer por fin que el cine español (con Nicole Kidman) estaba a la altura de los mejores del mundo. Imprescindible.

Dos infelices que trabajan en una fábrica de Terrasa saben que hay vida extraterrestre, y que esos habitantes del más allá les garantizarán la vida y la felicidad eterna. Y era verdad, tras la grisura de la posguerra se escondía el edén. Una película a recuperar en el más acá cuanto antes.

'Platillos volantes' (Óscar Aibar, 2003)

'Ouija' (Juan Pedro Ortega, 2004)

Un grupo de amigos se divierte jugando a la ouija con las pruebas que el espíritu invocado les pone. Hasta que estas se van haciendo más duras, y los accidentes empiezan a llegar. Un tema típico del cine adolescente, contado con ritmo y artesanía.

'Luces rojas' (Rodrigo Cortés, 2012)

Que Robert De Niro trabaje en una película española ya es algo de por sí sobrenatural, pero esta película vuelca todo el universo de Rodrigo Cortés: un vidente ciego que en realidad ve y un universo narrativo donde las sospechas son reales, pero de un modo distinto al imaginado.

'Dioses autonómicos' (César Velasco Broca, 2017)

El Estado de las Autonomías no es un invento de los padres de la Constitución, sino una verdad celestial. Por eso en el cielo, cada región tiene su propio Dios. Todo el universo onírico-sarcástico, absurdo-místico, de Velasco Broca en su último cortometraje.