Crítico de mierda

El ¡Shazam! Turco que plagiaba a dos héroes a la vez

Por - 15 de abril de 2019

ETIQUETAS:

  • El Capitán Marvel original, el llamado Shazam desde hace unos años, fue durante décadas uno de los héroes más populares en el mundo anglosajón. En los años 40 llegó a eclipsar a Superman:  sus cómics vendían más y protagonizó un serial de 13 episodios de muchísimo éxito. Incluso en España, aquello de Las aventuras del Capitán Maravillas dejó poso. Y en Turquía debió de petarlo muchísimo, tanto como para recuperar algunos de sus elementos años después.

    En 1967, los cómics de héroes italianos (y sus adaptaciones) lo estaban petando en Europa, e incluso apareció una versión apócrifa de Kriminal, el asesino de esqueleto: Killing. La novedad es que Killing protagonizaba no un cómic… ¡si no una fotonovela! Y estas debieron de ser debían de ser lo bastante populares como en Turquía como para protagonizar su propio film, llamada Killing en Estambul (Kilink Istanbul Da,Yilmaz Atadeniz, 1967). El villano con disfraz de esqueleto atacaría Turquía en una baratísima producción…  ¡y se enfrentaría al mismísimo Shazam! ¿O es Superman? Vamos a explicar este maravilloso batiburrillo pop porque tiene miga.

    Resulta que Klinik, aka Kriminal, es devuelto a la vida por sus seguidores. Además de su aspecto esquelético, parece que tiene algún tipo de superpoder. De regreso, tiene una misión: recuperar un invento que le permitiría conquistar el mundo. Para ello tendrá que acosar a los doctores que crearon el invento. Ya saben: robo de planos, confesión de fórmulas secretas y todo eso. Les es fácil identificarlos porque, como cualquier doctor, va todo el rato en bata de laboratorio, hasta por su casa.

    Con sus esbirros, incluyendo una rubia teñida que fuma y va en bikini (nefasta influencia de occidente) van  a por el primero de ellos. Roban los planos del arma secreta de la caja fuerte y matan al doctor delante de su hijo.  Enterrado el difunto, su hijo, Orhan, se queda rabiando: ¡quiere acabar con Kilink y vengar a su padre! Por suerte para él se le aparece el mago Shazam, que le dará poderes. Es un poco confuso el tema: la fuerza de Hércules; el poder y la justicia (¿) de Zeus; la inmortalidad de Neptuno (¿?); La velocidad de Artemís; y el poder (¿otra vez) de Marte.  ¿Y la “S”? ¿Y la otra “a”? En fin.  Nadie se paró a revisar el guión y nadie en el cine estaba tomando notas.

    Como podéis ver este superhéroes es una mezcla un tanto extraña, porque aunque grite Shazam, luce el símbolo de Superman. Será que la “S” es de Shazam, claro. Lo de la máscara pues es más propio de El hombre enmascarado, otro elemento pulp. Pero lo del calzoncillo a rayas… ahí sí que nos explota la cabeza, porque madre mía, MADRE MÍA.

    Klinik sigue buscando al resto de profesores, a los que intenta extorsionar, pero ahí está siempre nuestro hombre para acabar con los malos a base de palos. Porque eso es lo único que hace: pegar palos, dar tortazos a los esbirros de los malos y poco más. El resto de poderes, ni están ni se les espera. De hecho, al llamado “hombre volador” del título le vemos volar… ¡EN UN SOLO PLANO EN TODA LA PELÍCULA!

    Desde luego Killing es un tipo peligroso: al principio busca tener una reputación en Turquía, pero también le oímos decir que quiere dominar al mundo para, al final, afirmar que lo que quiere es destruirlo, directamente. Además, mata sin piedad, urde planes para engañar al héroe, se liga a la rubia traidora y, por lo que podemos ver, hasta tiene un ejército de concubinas esperándole en su sala del trono. Todo un picaflinston. Lo compensa siendo un tirillas al que no es tan difícil dar de hostias, como nuestro Shazam está a punto de hacer en un par de ocasiones.

    Tras decenas de discursos de villano loco, chicas en bikini, música robada de otras pelis y Superman dando palos por ahí nos enteramos de que… ¡el film TERMINA EN CONTINUARÁ! El imperio contraataca no inventó nada. Endgame ni se acerca a la expectación que esta película debió generar en Turquía, con un cliffhanger en el que Kilink ha conseguido armar su arma secreta: un cañón de rayos láser con el que chantajear a los gobiernos. O pagas o te tira un rato. Superman / Shazam lucha por conseguir localizarle… ¿llegará a tiempo?

    El desenlace tendría lugar en la segunda entrega, que contiene exactamente los mismos ingredientes.  Lo único, una penosa persecución en lancha y una “climática” batalla en la que, claro, Klinik cobra de lo lindo. Ojito, que a pesar de la pobreza de medios y la naturaleza explotativa del film, este díptico fue un exitazo en el país, propiciando la aparición de varias secuelas con el personaje, algunas de ellas, copias directas hechas por otros actores y directores y enfrentándole a otros personajes como Mandrake el mago. Maravilloso.

    Imaginamos que para gente ya talludita, el  Shazam que interpreta Suki Levi, le traerá recuerdos de este personaje, igual que en los EEUU nos recuerdan la cutre-serie de los 70. Todos deberían de estar contentos de que el personaje siga siendo relevante en 2019 y no acabe en el camino de los Popeye y Flash Gordon. Ojalá le pasara lo mismo a Kilink, porque la verdad, mola muchísimo.

    ¡La secuela de ‘¡Shazam!’ ya está en marcha!

    Warner Bros. se ha apresurado a pedir al guionista Henry Gayden que también se encargue de escribir la futura aventura del 'Gran Queso Rojo'.

    ‘¡Shazam!’ debuta con fuerza en todo el mundo (excepto en China)

    La nueva película del Universo DC se coloca líder de taquilla en 61 mercados tras su estreno a nivel mundial

    Miracleman: el ‘¡Shazam!’ oscuro del creador de ‘Watchmen’

    Miracleman, el reverso tenebroso e indie de Shazam escrito por Alan Moore, es una obra maestra del cómic que ha inspirado a directores como Zack Snyder.

    ¿Qué significan las escenas postcréditos de ‘¡Shazam!’?

    SPOILERS: La película más luminosa de DC incluye un par de sorpresas para quienes aguanten hasta el final de los créditos, que te explicamos con el poder del Gran Queso Rojo.