Crítico de mierda

Dragon Ball Mal: Así son las peores copias de Son Goku

Por - 17 de febrero de 2019

ETIQUETAS:

  • Dragonball Super: Broly está consiguiendo una taquilla más que aceptable en todo el mundo. Aunque la nueva serie no ha llegado a los extremos de la serie clásica, su buena acogida ha conseguido que este film, por fin, ponga la película en los top 10 de todo el mundo.

    ¿Qué hubiera pasado si una película de este tipo se hubiera estrenado en el momento de máximo auge? ¿Y si se realizara ese famoso film en imagen real que sus fans pesaos? Pues será por intentonas, amigos, porque ya llevamos unos cuantos y siempre acaban fatal. Pero fatal, fatal. Aquí tienen un somero repaso a todos los films en imagen real y el resultado es para llorar.

    Dragonball: La aventura comienza (Chu Liang Chen, 1991)

    ¿Qué decir a estas alturas? Hace 15 años publicamos un artículo en Viruete.com que contaba que todo lo que había que contar. Uno de esas cintas que consiguió engañar a miles de fans en su momento.  ¡Como debe ser en la exploitation auténtica! Echándole morro, consiguieron aparecer en el momento apropiado: el momento de eclosión de la serie en todo el mundo  y los últimos estertores del VHS.  Esta chapucilla, más que adaptar Bola de dragón, parecía que contaba la historia de oídas, como si a sus responsables les hubieran contado de qué iban, y como eran los personajes, pero nunca hubieran visto la serie. Por eso tenemos un Muttenroi que a veces parece El príncipe de Bel Air, malos inventados a lo Power Rangers, tonterías varias y peleas de kung fu no especialmente curradas. Se ríe uno un rato, la verdad.

     

    Dragonball Zero (Wang Ryo, 1990)

    De acuerdo. Queréis fidelidad. Pues la vais a tener. Los fans suelen ser así de pesados, aunque está demostrado que una adaptación literal no convierte en algo una buena película. Este Dragonball Zero es una buena prueba: adapta paso por paso el manga original, con Bulma, Goku, Puar y demás gente haciendo acto de aparición y recreando las escenas conocidas por todos. No por ello deja de ser un coñazo de ritmo pocho y poca gracia. Las escenas de peleas, aunque cutres, tienen cierta pericia, al menos en su uso de cables: se nota que el director tenía experiencia en el cine de Hong Kong. Pero da igual porque, de nuevo, todo es tan sumamente casposo y lamentable que más que verse, se sufre.

    Lo mejor es saber que las aventuras de este Goku coreano continuaron en secuelas totalmente INVENT, en las que va el colegio, tiene pandilla de amigos y se enfrenta a otros seres mitológicos. Tienen buena pinta.

     

    Supermario vs Son Goku (Babs Austria, 1995)

    Un film que encaja dentro de la maravillosa categoría “filipinos haciendo parodias de mierda”, de la que ya os hemos hablado por aquí en muchas, muchísimas ocasiones. En esta ocasión, se trata de una historia en la que un pringao se va metiendo en diferentes videojuegos y se transforma tanto en un Mario de Baratillo como en un Son Goku patético. Efectivamente, jamás hay enfrentamiento entre los dos personajes.

    El tipo intentará salvar a una princesa y su imperio de fantasía de los villanos, a saber, un ogro de tres cabezas, Drácula, un escuadrón de zombies y un par de superguerreros que andan haciendo el idiota por ahí.  Todo vale, a ver si aunque sea por acumulación la cosa funciona.

    No es así: la extremada pobreza de todo el film se une con un sentido del humor propio de un niño de 5 años (siguiendo la tradición de la comedia de este país) para convertir la experiencia en una tortura. Para el recuerdo, el muy patético intento de hacer una onda vital, a base de prender fuego a algo y tirar de un hilo. En fin.

    Lo mejor es que en ese mismo año se estrenó otra película filipina con el mismo argumento: Magic Kombat. Humor mongólico contando la historia de un tipo que se mete en videojugos y se encuentra a un goku de chichinabo por ahí. ¿Espionaje industrial en el mundo del cine chungo? Podría ser. Dios, ojalá sea.

     

    Dragonball Evolution (James Wong, 2009)

    El film mas odiado por los frikis de medio mundo. En realidad, el film fue financiado con capital chino, así que las culpas se las pueden echar a Stephen Chow. Es uno de esos caso donde se compra una licencia porque se conoce su popularidad… pero son incapaces de pensar por qué se hizo famosa.

    Todavía andamos intrigados por descubrir a quién se le ocurrió la idea de poner a Goku como un adolescente humano en un instituto americano, algo que no tiene absolutamente nada que ver con cualquier cosa en la mitología de la serie y que denota que no tenían ni idea de lo que tenían entre manos. Es también el punto más bajo de la carrera de Chow Yun Fat, haciendo el idiota como Maestro Muttenroi. Si conseguís olvidar que esto se llama “Dragonball” igual hasta pasáis un ratito entretenido: James Wong dirigió las mejores entregas de Destino Final y no deja de tener cierta mano.

     

    Aquellos maravillosos gokus

    No adaptan el film, pero tienen por ahí más de un homenaje raruno. En el filmn chino Future Cops, uno de los personajes se transforma en Goku en un momento dado. También encontramos evidentes homenajes en My other side, ese inenarrable Dragonaball maño de infraanimación. Podríamos hablar también de los cientos de fan films que nos quieren demostrar que “sí se puede” y que demuestran, más que otra cosa, paciencia e ingenuidad. En fin: nos moriremos sin un Goku decente en imagen real… y no pasa nada. ¿Qué falta hará algo así? Aunque qué sabré yo: parece que la gente está dispuesta a pagar por algo como Detective Pikachu

    ‘Dragon Ball Z: Light of Hope’ Así el fan-film con el que gritarás ¡ONDA VITAL!

    Llega el tráiler del fan-film de Dragon Ball que se estrenará el próximo 14 de noviembre y que contará de nuevo 'Un futuro diferente: Gohan y Trunks'