Fútbol y cine

El fútbol prohibido de ‘Timbuktu’

Por - 09 de febrero de 2015

 

20 latigazos por jugar al fútbol, 20.

Abderrahmane Sissako ha compuesto la mejor escena de fútbol sin fútbol de la historia del cine. Por si esa secuencia inolvidable no fuera suficiente para rendirle pleitesía, el director de Timbuktú, un milagro de la coproducción entre Francia y Mauritania que ha logrado la nominación al Oscar a la mejor película de habla no inglesa, se juega la vida en cada plano.

Los integristas no juegan al fútbol. Tampoco se andan con bromas. Sissako vive bajo la amenaza del terror desde que se propuso narrar los días de dominación islamista radical de Tombuctú, la ciudad más mítica de Malí (y no sólo por el París Tombuctú de Berlanga) tras la entrada en la villa del grupo integrista Ansar Dine, que implantó la dictadura de la Sharía (ley islámica integrista) por unos meses en 2012 hasta que el gobierno francés envió tropas para restablecer (de aquella manera) el orden anterior. La película es durísima, pero sin darse importancia. Combina la dureza de la aplicación de las normas extremistas con el discurrir de una vida cotidiana alterada por el paso del despotismo irracional por la ciudad. Y hay horror, pero también compromiso, emoción, y hasta humor. E inteligencia, mucha inteligencia en la contención de su mirada. Como en la maravillosa escena futbolera. El fútbol como espacio de libertad, pero también como ruleta rusa (a la altura de la escena de El cazador de Cimino, sin parodia de la tortilla rusa de Airbag) en este partido mítico sin pelota en un baldío de Tombuctú vigilado en moto por los islamistas más radicales, amigos del látigo y la lapidación, carceleros de los balones de reglamento sueltos que discuten de Real Madrid y Barça, de Messi y Zidane, cuando nadie mira. Jugarse la vida por el fútbol frente a la dictadura de la sinrazón. No recuerdo una imagen más reveladora para reivindicar de forma tan natural la libertad. Ni tampoco una escena que dignifique el fútbol con mayor intensidad. Aquí va, merece la pena verla hasta el final:

 

 

Un comentario

  • #1 Silvia Otero

    Gracias! expresa lo que senti al ver la escena. Falto mencionar (aunque se ve en la escena) que el chiquitin que hace el gol lleva la camiseta 10 del Barca con el MESSI impreso arriba del numero. Impecable escena, preciosa, y muy simbólica.

Debes iniciar sesión y tener el email confirmado, para comentar en CINEMANÍA

Registrate | Inicia Sesión

‘Cine de Barrio’ en 10 momentos

El programa de cine español de RTVE cumple 20 años. Repasamos sus hitos de mano de su director, Francisco Quintanar

Teorías cinemaníacas para un derbi en la Champions League

Fuimos a ver el Real Madrid-Atlético y encontramos referencias cinéfilas por todas partes

Premios César 2015: ‘Timbuktú’, Mejor Película y Mejor Director

El filme de Abderrahmane Sisako, nominado al Oscar, se lleva siete de los máximos galardones del cine francés.

CINEMANÍA: Lo mejor de 2011 (y 8)

Último video desde la redacción para destacar lo mejor (y peor) del año pasado. Hoy, Carlos Marañón, director de CINEMANÍA.